27 dic. 2019

BOOK TOUR #2 · LOS CORAZONES DE ANA (RESEÑA)




Ivette Chardis | 222 páginas | Selecta | Ficha

Puntuación:
⭐⭐⭐🌠

¡Hola, hola!
Hace días que no paso por aquí, pero esto de trabajar en comercio durante estas fechas es lo que tiene, que no hay tiempo para nada más. No obstante, estas últimas semanas he estado leyendo, como ya os conté en la primera parte de este book tour (aquí), la nueva novela de Ivette Chardis: Los corazones de Ana. Así que hoy, sin más demora, os traigo la reseña completa.


↜↜↜↝↝↝

Una historia de amor con Valencia y Barcelona como telón de fondo.
La lucha de una mujer para hacerse un hueco en un mundo de hombres.
Un retrato de la mujer del siglo XIX.

Valencia 1834.
Me llamo Ana Villalba y provengo de una familia de carpinteros. Por desgracia, solo quedamos mi madre, mi sobrina María, y yo. El hambre acecha a nuestra puerta y la propuesta de la señora Ferrer ha llegado como caída del cielo: voy a engendrar a su hijo y, a cambio, el provenir de mi sobrina estará asegurado.

Sin embargo, yo no contaba con tener que permanecer escondida durante el invierno junto a la señora, en una casa recóndita en la montaña. Ni tampoco que Martín Ferrer, dueño de una fábrica de chocolate, fuera tan apuesto y recto en sus principios, desconocedor del arreglo de su esposa. Nunca llegué a pensar que el amor pudiera tener dos caras tan distintas y complementarias: el dulzor de un buen chocolate y la aspereza de la madera.

¿Será este mi destino? 
¿Será mi corazón capaz de contenerse y cumplir con el trato?

↜↜↜↝↝↝

Ana Villalba posee un rasgo propio de su familia, que le impide ser todo lo sumisa que debería, en una sociedad donde la mujer no tiene ni voz ni voto: el orgullo. Sin embargo, tras perder a varios miembros de su familia, se ve sumida en la pobreza, a cargo de su madre y su sobrina, a las que no puede alimentar. Ana conoce muy bien el trabajo de carpintería, sin embargo, el ser mujer le impide dedicarse a ello y, por tanto, se ve obligada a aceptar un trabajo que, aunque nada agradable, está bien pagado: engendrar al hijo de los señores Ferrer

Para ello, Ana se marcha junto a Joana Ferrer, a una casa perdida en las montañas por dos años, durante los cuales, nadie salvo ellas, sabrá que la verdadera madre del heredero, será Ana. Sin embargo, al llegar allí, nada es como la protagonista pensaba, pues Martín Ferrer ni siquiera es consciente de lo que planea su mujer...


En general, toda la historia me ha gustado mucho, pero más allá del romance, me quedo con la relación que se crea entre Ana y Joana. La señora de la casa es bastante susceptible, su belleza impone a Ana, pero sus cambios de humor la delatan: Joana no es feliz. Su matrimonio no es tan perfecto como parece y, a pesar de su talante, Joana es insegura y, la ausencia de un hijo, ha dado lugar a una baja autoestima que su marido no logra suplir. 

Más allá del dinero, Ana es consciente de la desesperación de su señora y ya no es tan reacia a engendrar un hijo para ella. Ambas mujeres mantienen una relación de tira y afloja, que aunque al principio no terminaba de entender, acabó siendo una de las cosas que más me han gustado del libro. Y, quizás, es también lo más interesante, porque consigue salir de la típica novela de amor donde al principio, la conexión entre los enamorados es nula, pero acaba surgiendo la chispa. Además, en este caso, hay varios implicados más. 

En cuanto a la narrativa, Ivette Chardis escribe de forma sencilla, pero muy bonita. Logra crear una composición elegante, pero sin complicaciones y, nuevamente, ha sido todo un placer leerla. Sin duda, es una novela que recomiendo: sencilla, entretenida, fresca y diferente, con una historia de amor de las que nos hacen suspirar... Gracias Ivette, por darme la oportunidad de leerte una vez más.

¿Qué os parece? ¿Os llama la atención?
¿Os gusta este género? ¡Contadme!

2 comentarios:

  1. Hola me intriga saber cómo termina la historia, la sinopsis es bastante engancharte así que me lo apunto. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la reseña! La relación entre Ana y Joana también es una de mis preferidas de la novela. Besos. Ivette.

    ResponderEliminar